Dermoanalizadores Inicio AECOSM Zona profesional Zona Consumidor Cosmética Segura
© 2016  Asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras

Analizadores de Piel o Dermoanalizadores

Clasificación de los analizadores de piel (faciales)  

Sistemas de aumento:  

Sirven exclusivamente para aumentar una zona concreta de la piel y poder percibir sus

detalles. Aquí se incluyen las lupas y los microscopios digitales (mal llamados micro cámaras). En

realidad no pueden considerarse dermoanalizadores puesto que no “analizan”, pero hemos querido

incluirlos en esta clasificación porque son los más comunes debido a su bajo coste. No deben

confundirse con los sistemas de visión avanzada recogidos más adelante.

Sensores y sondas:  

Son aquellos dispositivos que miden generalmente un único parámetro cutáneo por sensor,

basándose en principios biofísicos como la bioimpedancia, la capacitancia, la resistencia...

Podemos encontrar sensores capaces de medir la hidratación, la TEWL (pérdida

transepidérmica de agua), la elasticidad, el pH, la temperatura...

Estos sistemas supusieron un gran avance hace unos años; de hecho son los más utilizados

históricamente en las oficinas de farmacia, aunque últimamente están siendo desplazados por los

modernos sistemas de biovisión artificial más rápidos y versátiles.

Dermoanalizadores Micro-Área:  

Son aquellos sistemas capaces de analizar de forma autónoma la piel a partir de imágenes

aumentadas de pequeñas áreas, normalmente no superiores a 1cm2.

Las imágenes se toman con distintas iluminaciones: polarizada, ultravioleta... para resaltar

por ejemplo el contenido de melanina, o el de hemoglobina de la piel así como su relieve o brillo.

Habitualmente utilizan cámaras digitales de poca resolución y varios aumentos (entre 10x y

40x). Para análisis capilar pueden llegar a los 200 aumentos.

No deben confundirse con los microscopios digitales ya que estos dermoanalizadores emiten

una valoración automática del estado de diferentes parámetros de la piel: manchas, arrugas,

poros... Esta valoración está basada en un análisis cromático y topográfico de la superficie del trozo

de piel contenido en la imagen aumentada.

Dermoanalizadores Full Face:  

Son los sistemas más modernos. El usuario coloca la cara en unos apoyos y en pocos

segundos se toman varias imágenes de alta resolución de toda la superficie del rostro. A

continuación un complejo software de biovisión artificial analiza la información extraída de las

imágenes y se compara con la base de datos de información generada por expertos, a través de

avanzados algoritmos matemáticos patentados por cada fabricante. Proporcionan resultados sobre

el estado de arrugas, manchas, rojeces, poros...

Aunque los equipos Micro Área tienen ciertas virtudes (menor coste, tamaño reducido) la

utilización de los sistemas Full Face supone varias ventajas:

- Son más completos porque valoran toda la superficie de la cara.

- Mayor rapidez de uso.

- Evita el error humano en la adquisición de la imagen.

- Además del análisis óptico de la piel emiten un resultado basado en la comparación con una

base de conocimiento, de tal modo que el problema detectado se clasifica de forma más

confiable.

Aunque la evolución tecnológica esté suponiendo un gran avance, no hay que olvidar que los

instrumentos son eso, instrumentos, y que por tanto deben ser manejados por profesionales

cualificados, que complementen los resultados con su valoración experta  y que sepan traducir en

una correcta prescripción los resultados obtenidos.

Qué es un Cosmetólogo Asóciate!! Cosmética Segura Publicaciones Formación Consejos Fotoprotección