Diagnóstico Cosmético Inicio AECOSM Zona profesional Zona Consumidor Cosmética Segura
© 2016  Asociación Española de Cosmetólogos y Cosmiatras
Una elección inadecuada o una aplicación incorrecta, pueden transformar el mejor producto dermocosmético en el más ineficaz, o peor aún, en una fuente de desequilibrios para nuestra piel. Por este motivo, lo más recomendable es someterse a un diagnóstico cosmetológico profesional por parte de un Cosmiatra o un Cosmetólogo, antes de decidirse por un tratamiento o producto. Además de evitar posibles desordenes cutáneos, llevar a cabo este diagnóstico y asesoramiento previo, supone un ahorro considerable para el consumidor, ya que evitará probar varios productos hasta encontrar el más adecuado, así como emplear más surtido del estrictamente necesario. Por último cabe destacar que un mayor conocimiento del estado de nuestra piel y de los ingredientes activos que nos convienen, redundará en un mejor entendimiento de las objetivos que podemos llegar a lograr con el tratamiento adecuado, evitando así decepciones. Tipos de Diagnóstico Cosmético

Autodiagnóstico. No recomendado. Más info.

Evaluación básica:  Consiste en una evaluación visual y superficial de la piel, realizada

habitualmente por el personal de los establecimientos de venta de cosméticos que no dispone de

una formación cosmetológica y experiencia suficientes. No puede considerarse un diagnóstico

completo. No obstante, este servicio suele ser el más extendido como consecuencia de la escasez

de cosmetólogos y cosmiatras.

Diagnóstico Profesional: Es el diagnóstico realizado por un profesional de la Cosmetología o la

Cosmiatría. Incluye una entrevista con el cliente, la inspección visual, la palpación y de forma muy

recomendable el uso de aparatos diagnósticos, también llamados dermoanalizadores o

analizadores de piel.

Analizadores de Piel o Dermoanalizadores

La industria de los analizadores de piel ha sufrido una gran evolución en los últimos años. Se

ha pasado de lupas de aumento y luz de Wood a sofisticados aparatos electrónicos capaces de

mostrar hasta los defectos más pequeños e imperceptibles al ojo humano.

Incluso, recientemente están introduciéndose equipos capaces de emitir, de forma autónoma,

una valoración objetiva de diferentes alteraciones cutáneas como hidratación, poros, manchas

melánicas, arrugas, rojeces... Para ello utilizan sofisticados programas informáticos que en pocos

segundos escanean la piel y clasifican los resultados en base a complejos algoritmos.

Clasificación de los analizadores de piel presentes en el mercado. 

Qué es un Cosmetólogo Asóciate!! Cosmética Segura Publicaciones Formación Consejos Fotoprotección